¿Cómo gestionamos el espacio en nuestros ejercicios? La ley de los 25m²

La gestión del espacio como factor determinante en nuestros entrenamientos

El presente post, trata de ofrecer una herramienta útil a docentes y técnicos deportivos de fútbol. La gestión del espacio efectivo o individual de interacción en nuestras sesiones de entrenamiento, debería convertirse en una de las prioridades en la planificación y diseño de nuestros ejercicios.

El otro aspecto que es de vital relevancia, sea cual sea nuestra tarea, es que los objetivos técnico-tácticos propuestos, se cumplan. Para ello, debemos tener en cuenta, la relación espacio-número de jugadores. Esto significa, que en función de los jugadores que utilizamos en las diferentes tareas, debemos utilizar un espacio determinado por la siguiente regla:

  • La regla para utilizar el espacio adecuado es la siguiente: 25m²/jugador útil en la tarea, o lo que es lo mismo 5x5m de lado.
  • Para ello, vamos a utilizar un ejercicio muy sencillo que todos conocemos. Una posesión de 4×2. ¿Cuál es el jugador útil en este ejercicio? Para nosotros, los jugadores que son determinantes en nuestra tarea, para que los roles se vayan modificando, son los dos defensores. Ni muy fácil, ni muy difícil, para recuperar el balón. La idea es que tengan que desplazarse para que se produzca la interceptación, y haya un componente físico y cognitivo.
  • Por tanto, aplicaremos 25m² para cada uno de ellos. Cómo el resto de jugadores atacantes participa por fuera (no interactúan en el espaco interior, trabajarían como jugadores adicionales o secundarios, por lo tanto, no contabilizamos su espacio efectivo. En este caso, trabajamos la velocidad gestual (si obligamos a dos toques), por ejemplo, y en cierta medida la velocidad en la toma de decisiones (componente cognitivo-motriz).

***Así, el total del espacio para este ejercicio sería de  50m² = 7x7m (forma cuadrada)  o  10m x 5m (forma rectangular).

El siguiente ejemplo, consta de una simple posesión de 5×5+5(C) que actuarán por fuera del espacio delimitado.

  • En esta ocasión los jugadores útiles son los jugadores interiores (5×5), ya que ambos interactúan en las diferentes acciones técnico-tácticas, siendo los jugadores exteriores comodines, los jugadores secundarios, quiénes intervendrán o no, en las diferentes acciones, en función de las toma de decisiones de los jugadores útiles. Además de ser jugadores, que sólo ocupan posiciones exteriores.
  • Si atendemos nuevamente a la regla propuesta anteriormente, el espacio efectivo a utilizar, sería de:
    •  ∼250m² = 16×16 m (forma cuadrada)   o   25×10 m (forma rectangular)

***Si por ejemplo, utilizásemos, 2 (C)  por dentro, entonces, deberíamos ampliar el espacio en 5m²/jugador. Por lo tanto, el espacio efectivo final, sería de 250m² + 50m² = 300m² = 18×18 m.

Este tipo de ejercicios, son más sencillos para poder entender la ley de los 5m². Dicho lo cuál, nuestra prioridad, es tener en cuenta varios aspectos, a fin de que los objetivos técnico-tácticos y psicológicos, se cumplan. Por ello, debemos prestar especial atención al desarrollo del ejercicio y en función del éxito de la tarea, tener la habilidad y/o capacidad de improvisar sobre la “marcha”.

Aquí, podremos modificar: número de jugadores, añadir o quitar comodines, aumentar o disminuir el espacio, limitar o no toques, modificar reglas y/o normas del ejercicio.

Otro aspecto fundamental, radica en la habilidad cognitiva-motriz de nuestros jugadores, así como de las habilidades técnicas. En función de esto, una vez más, debemos improvisar, adaptando cuanto sea necesario para el cumplimiento de nuestros objetivos.

Por supuesto, cuánto más pequeño sea el espacio, menor intensidad (esfuerzo percibido) tendrá la tarea propuesta, y mayor número de contacto físico habrá entre los jugadores.

Quizás, las tareas de mayor intensidad, sean aconsejables utilizarlas en la mitad de la semana, por su gran carga psicológica; un aspecto fundamental, en el diseño de microciclos de entrenamiento.

Quiero decir por tanto, que las medidas mencionadas anteriormente, son aproximadas y no definitivas. En este sentido, debemos mencionar, que para edades comprendidas entre los 6-11 años de edad (aproximadamente), podríamos tomar una referencia mayor, ya que el componente cognitivo, motriz y socioafectivo, está en proceso de desarrollar y experimentar. Sobre todo,, deberíamos tener en cuenta, el tiempo que utilizará el jugador para decidir las diferentes acciones técnico-tácticas. Éste, será mayor si lo comparamos con jugadores más experimentados y con un nivel de pericia superior. La clave, una vez más, es que se consigan los objetivos propuestos.

Espero que les haya gustado. Cualquier duda, pueden dejar un comentario al final de este post.

😀  😀  😀  😀  😀

Planificación de entrenamientos. ¿cuestión de “pelotas” o de “pizarra”?

Planificación de entrenamientos. El copiar y pegar, se va a acabar.

Si alguna vez has pensado como puedes empezar a diseñar tu propia metodología de entrenamiento, te voy a dar algunos tips, para que la conviertas y la hagas tuya, solo tuya.

Bajo mi punto de vista, nos empeñamos en copiar y pegar ejercicios aislados sobre diferentes conceptos técnico-tácticos, que aparecen en las diferentes RRSS y en todo tipo de documentos que encontramos por internet. Posiblemente, ese ejercicio o incluso ese concepto táctico, no este situado en un orden establecido, ni con un criterio lógico, estructurado y con un fin claro. O sí.

Si estás leyendo esto, probablemente eres de los que tiene por costumbre empezar la casa por el tejado. Por eso, hoy quiero demostrarte, que tú mismo puedes ser el creador de tú propia metodología de entrenamiento.

¿Por dónde empezamos?

En cuanto a nuestra metodología de entrenamiento, lo primero que quiero exponer, es que cada uno vemos el fútbol  a nuestra manera. Precisamente en la variedad y la cantidad está…la TÁCTICA. Ésta, la utilizamos como mejor nos conviene para combatir y para contrarrestar a los equipos contrarios.

Cada uno tenemos nuestro propio sistema de juego (dimensión estática). En él, ubicamos los jugadores de nuestro equipo (nuestras fichas de ajedrez). Cada una de esas fichas, tiene unas características que nos permiten tener una variedad de opciones o recursos técnico-tácticos, con los que poder dar jaque mate al rey (marcar gol).

Estos recursos, son utilizados por nuestros jugadores de diferente manera, en función de sus necesidades y en beneficio de su propio equipo. Por supuesto, con el permiso del contrario, que tiene un papel muy importante en nuestro tablero de ajedrez  😀 .

Por eso, para poder apostar por un sistema de juego, debemos saber primeramente, cuáles son sus ventajas y sus inconvenientes. Es decir, que haya una coherencia entre mi forma de ver el fútbol y los riesgos que estoy dispuesto a asumir en la utilización de dicho sistema, y en que zonas del campo y con qué jugadores (defensas, mediocentros, delanteros).

En segundo lugar, que piezas tengo en mi plantilla para poder utilizarlas, buscando en la medida de lo posible, que sean acordes con las características propias de ese sistema de juego.

En tercer lugar, ¿que identidad le voy a dar a mi equipo? Me gusta más jugar con los alfiles, con los caballos, con las torres, etc; y ¿de que manera voy a mover las fichas para llegar al objetivo final (control en el juego, juego directo, cambios de orientación, paredes, etc)?

Bien, ahora viene la parte más importante que debes plantearte como entrenador/a. ¿Qué aspecto del fútbol te parece más determinante? ¿La fuerza, la táctica, la velocidad, la técnica, una combinación de táctica y velocidad, todas?

A partir de aquí, debes tener en cuenta los días y horas de entrenamiento de las que vas a disponer. Esta parte es muy importante, ya que en función de ella, podrás realizar un tipo de ejercicios u otros, y dedicar mayor o menor tiempo.

Seguidamente, deberías empezar por dividir y  priorizar por macro-contenidos, es decir, que tiempo le vas a dedicar en porcentaje, a la táctica, técnica, preparación física y/o desarrollo motor y psicología. Todo depende, del modelo de enseñanza que plantees.

Una vez que lo tengas claro, podrás introducir el tiempo que vas a dedicar a cada capacidad condicional (fuerza, resistencia, velocidad, etc). Este para mí, es el apartado más importante, ya que ese aspecto, debería aparecer en todos tus ejercicios. Y claro, pensarás…¡¡todo es importante!!

Lo verdaderamente importante, es llegar a diseñar una metodología de entrenamiento, dónde todas las piezas de tú tablero de ajedrez trabajen de una manera conjunta, y dónde todos y cada uno de los ejercicios que propongas, estén contextualizados (tengan que ver con acciones reales de partido), pero con tú toque de “sal y pimienta”.

Construyendo tareas:

Ahora que tienes las cosas un poquito más claras, para seguir desarrollando tú propia metodología de entrenamiento, tendrías que empezar a construir diferentes tareas (unos ejercicios “tipo” para realizar las ABP, o para la mejora de la técnica individual y colectiva, ejercicios de transiciones, etc). Y por supuesto, saber dónde introducir dichas tareas (calentamiento, parte principal, vuelta a la calma), y en que día de la semana (atendiendo a la carga psicológica o física). Todo depende, una vez más, de tú forma de entender la preparación del futbolista y del equipo. En la variedad y cantidad está…el GUSTO.  😮

A partir de aquí, introducir los aspectos tácticos ofensivos y defensivos que quieras trabajar con tú equipo. Utilizar variantes (número de jugadores, espacios, formas, normas y reglas, poner limitaciones, o no, etc); puede ser una magnífica forma de reforzar las ideas de tus jugadores, sin modificar el concepto táctico a trabajar y favoreciendo la mejora del aspecto cognitivo-motriz y atendiendo al principio de progresión.

Recuerda, que lo verdaderamente significativo, es construir acciones reales de juego (contextualizar), priorizando tú manera de ver el fútbol y utilizando ejercicios únicos e irrepetibles.

El objetivo de este tipo de ejercicios es que realmente, tú mismo, entiendas la esencia del mismo. O dicho de otra manera, que cuándo estés diseñando tú metodología de entrenamiento, seas capaz de responder, como si fueses un jugador de tú plantilla, a las preguntas: ¿Qué? ¿Para qué? ¿Cómo? ¿Por qué? de cada concepto y/o ejercicio propuesto.

Otra de las preguntas que deberías hacerte, es si los ejercicios que planteas, sirven verdaderamente para conocer la estructura y lógica interna del fútbol. O lo que es lo mismo, conocer los diferentes conceptos que forman el fútbol y cómo se juega, a este hermoso deporte.

La otra pregunta que deberías plantearte, esta quizás sea cuestión de gustos, es establecer el modelo de enseñanza que deseas aplicar con tus jugadores. Te dejo un enlace, por si pudiera ayudarte a resolver tus dudas:

http://www.redalyc.org/pdf/3457/345741428018.pdf

Si has llegado hasta aquí, es porque lo que has leído, te ha servido para analizar tú manera de enfocar el diseño y planificación de tú metodología de entrenamientos actual.

Es el momento de compartir contigo, una metodología que he desarrollado yo mismo , y que obedece a una serie de características, con las que me siento muy identificado.  Todo en esta vida, debe tener un ¿por qué?

“Metodología de interacción progresiva aplicada a la velocidad”

Posteriormente, podrás ver un pequeño ejemplo de un microciclo de tres días dónde desarrollo los conceptos tácticos de la semana con ejercicios “tipo” para cada día de la semana y cada parte del entrenamiento.

Microciclo (aplicación práctica de la metodología)

Finalmente, quiero compartir contigo, un Power Point que utilizo para cumplimentar mis plantillas de los entrenamientos.

Gráficos

Plantilla de entrenamientos

¡¡Espero que les haya gustado!!  😆